La cultura del café en el mundo

Muchos de nosotros no podemos comenzar el día sin una taza de café, y parece ser que no somos los únicos, porque en todo el mundo se consume esta bebida y antes de cualquier otra cosa entran a su cafetería preferida por un gran vaso, taza de café americano, un café con leche y vainilla o muchas variantes mas según sean sus preferencias. Comenzando con la historia de que fue descubierto por un pastor de cabras en el siglo XII, este descubrió que sus cabras se ponían muy activas cuando consumían Bayas rojas de una planta, decidió probarlas y descubrió el efecto energético de las semillas del café, poco a poco se fue difundiendo el hábito de usar las Bayas como alimento energético, posteriormente descubrieron que si tostaban los granos del café y los hervían obtenían una bebida sabrosa.

El café ha ido adaptándose a diferentes culturas, cada una con su propia forma de elaboración y técnicas para servirlo. Se dice que las primeras personas que comenzaron con la elaboración y comercialización del café estaban en la Península Arábiga, hoy conocida como Persia, Turquía y Egipto, en el siglo XVI.

A partir del siglo XVII el tueste del café se volvió bastante popular. Con el paso del tiempo, cada sociedad desarrollo su propio rito y forma de preparación, que satisfacen diversas necesidades de consumo. Un consumidor occidental, por ejemplo, con frecuencia tomará un café antes de salir de su casa como una de sus principales fuentes de energía para comenzar el día. En la tarde, o en una ocasión de consumo diferente, probablemente entre a un establecimiento para compartir con amigos un momento especial.

En el siglo pasado se dio un hecho muy importante para la expansión y popularización del consumo del café en las sociedades occidentales: la práctica del coffee break, que nació en el contexto laboral como una pausa para que los trabajadores recuperaran sus fuerzas, al tiempo que en muchas culturas adquiriría un gran éxito en el ámbito social como un momento cotidiano para la conversación.

En otras culturas, el café también responde a diversos rituales. En el mundo árabe es frecuente ver el final del día a las personas del barrio departiendo en un mismo café sobre los acontecimientos cotidianos. Es el lugar de encuentro de los habitantes de la comunidad. En el caso de Colombia, es un ritual el ofrecer un café, al que se llama tinto, a cualquier visitante a su hogar o lugar de trabajo. Es a partir del café de donde surge la conversación, y el ofrecimiento de la bebida constituyente una señal de que el visitante es bienvenido y puede quedarse a convivir.

Asimismo, las preparaciones de café varían de acuerdo  con la costumbre, y modos de preparación. En el norte de Europa, Norteamérica, Centro y Suramérica se tiende a beber un café más diluido, en tanto que en otras regiones la bebida tiende a ser más concentrado. La calidad del café y su origen son fundamentales para obtener una bebida óptima para los diferentes tipos de preparación.

En México tenemos muchas formas de disfrutarlo y muchas son herencia de otros países. En Veracruz el café lechero es muy similar al de Brasil, un gran vaso con leche caliente y luego le agregan café cargado. El café de olla es muy tradicional al cual se le agrega canela y piloncillo y se sirve en un jarrito de barro. Americano, Expreso, cappuccino, de máquina, de cafetera,  entre otros que incluso se sirven con alcohol.

La forma en la que la gente toma y disfruta su café depende de donde viva; la manera en la que se toma el café no es igual en todo el mundo. Sea cual sea su preferencia al tomar el café, no hay nada mejor que hacerlo de manera tradicional y no debemos olvidar toda la cultura que hay alrededor del café en todo el mundo. Como sea que les agrade tomar su café y a la hora que más les apetezca, disfruten cada sorbo y porque no, hagan la prueba de tomarlo como en otras culturas de vez en cuando e imagínense sentados en alguna de esas coloridas y exóticas cafeterías en algún rincón del mundo.